Agricultores buscan certificar producción de semillas de papas

Famosas son las papas cañetinas, que se gritan, se venden y se compran  en las principales ferias de la región del Bío Bío y en buena parte del país, popularidad ganada por su sabor y textura, todo un “manjar” para miles de familias chilenas que la buscan y prefieren.

Sin embargo, los profesionales del Departamento de Desarrollo Rural de la Municipalidad de Cañete, están convencidos en que la calidad puede mejorar aún más, si la semilla deja de traerse del sur y se produce en los fértiles campos cañetinos.

Así lo cree, el ingeniero agrónomo Pablo Chamorro, quien encabezó un proyecto local en la Producción de Semillas de Papas Certificadas, que se trabajó con 12 agricultores de la comuna, usuarios de los programas PRODESAL y PDTI, y que esta semana tuvo su hito de cierre.

“Desde hace 40 años los agricultores van a las regiones de Los Lagos y Los Ríos a buscar semillas, siendo que en la provincia de Arauco y en especial en nuestra comuna tenemos las mejores condiciones sanitarias a nivel nacional para producirlas y no es algo que solamente lo digo yo, sino que toda la gente del mundo papero a nivel Nacional”, indicó.

“Lo que hay que hacer es dejar de ir a comprar al sur e incentivar a nuestros agricultores locales a que produzcan sus semillas acá y de forma legal”, agregó.

Con esa misma intención, las unidades operativas del departamento rural, eligieron a 12 campesinos de distintos puntos de la comuna, que presentaban condiciones de suelo, riego y almacenaje, para implementar en sus campos un semillero, como parte esencial del proyecto.

Al cabo de meses de trabajo, los resultados han sido satisfactorios, “en general, la semilla cosechada es de muy buena calidad. Como ejemplo, a nivel nacional hubo ataque de tizón (hongo) en todos cultivos de papas durante el periodo 2016-2017, pero estos 12 semilleros tuvieron muy baja incidencia de tizón, resultando una papa apta para su propio uso y para la venta”, destacó Chamorro.

Para el alcalde Jorge Radonich, los espectaculares resultados del proyecto permiten pensar en el autoabastecimiento y comercialización. “Sería ideal que los futuros productores de semillas de papas abastecieran a todos los agricultores de Cañete y la provincia de Arauco y que el excedente se comercializara en las provincias cercanas como Bío Bío y Ñuble que necesitan semillas todos los años”.

Este viernes, el proyecto finalizó con un taller de cosecha y almacenaje, además de una visita al semillero del agricultor Juan Poeico-Lepillán, situado en el sector Pulebu, donde fue posible concluir que la producción de semillas de papas certificadas en Cañete, tiene un futuro promisorio.