Científicos de la UCSC le dan una mano a la jaiba y a los pescadores de Arauco

La jaiba es una de las principales riquezas del Golfo de Arauco. Por décadas este crustáceo ha sido extraído por pescadores y degustado por miles de comensales. Sin embargo, existía precupación por el estado del recurso y la necesidad de potenciar su comercialización en beneficio de los habitantes de las caletas de la provincia.

Por estas razones, el Centro Regional de Estudios Ambientales (CREA) de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC) ejecutó desde finales de 2016 el proyecto “Implementación de herramientas para la superación de brechas productivas e identificación de segmentos comerciales para el recurso Jaiba presente en la provincia de Arauco, con un enfoque de sustentabilidad”.

Sus objetivos son ambiciosos y entre los principales se encuentran realizar un diagnóstico sicosocial, económico y biológico en torno al recurso; mejorar las condiciones productivas; obtener información detallada del impacto productivo y comercial del proyecto; determinar las condiciones de comercialización en mercados locales, nacionales e internacionales y difundir los resultados del proyecto, especialmente entre los actores relevantes.

Cristián Garrido, presidente de uno de los sindicatos de pescadores de Punta Lavapié, se mostró agradecido por la iniciativa: “La universidad nos ha apoyado para aprender muchas cosas, saber extraer el recurso y cuidarlo. Pero también darles mayor crecimiento a los recursos”.

Además del diagnóstico biológico-pesquero, el cual se obtuvo a partir de los datos de desembarques en la zona (desde el 2006 a la fecha), se desarrolló, entre otros, un análisis de la biomasa de las especies comerciales más importantes del Golfo de Arauco, como son las jaibas: Peluda, Limón, Marmola y Reina, para el periodo de verano e invierno de 2018. Esta información fue un suministro esencial para realizar las proyecciones comerciales del recurso en la zona.

PRODYCTOS

En coordinación con la Facultad de Medicina, a través de la carrera de Nutrición y Dietética, el CREA logró concretar el desarrollo de productos con valor agregado a partir del recurso Jaiba. Así lo explicó el nutricionista y docente de la UCSC, Rodrigo Buhring. “Tomamos las materias primas de los beneficiarios del proyecto y desarrollamos tres productos. Hicimos una pasta de Jaiba tipo paté, que es una pasta sin aditivos y solamente con productos naturales. Como segundo producto desarrollamos el marinado de pinza de jaiba, que está enfocado al área gourmet y finalmente desarrollamos harina a partir de la carne de jaiba deshidratada tanto al natural y/o saborizadas al ajo, al orégano, al Merquén y la albahaca”.

TRANSFERENCIA

En el marco del proyecto, el CREA desarrolló diversas actividades con el objetivo de apoyar al rubro. Entre ellas destacaron una gira tecnológica a Quellón en Chiloé, donde participó un grupo de cuatro beneficiarios dueños de plantas de procesos de productos marinos de la de Arauco, específicamente de las caletas de Punta Lavapié, Llico y Tubul; un taller gastronómico con base en el recurso Jaiba; la participación en la feria Surmet, realizada en Suractivo, el desarrollo de un microdocumental realizado por la facultad de Ciencias Sociales de la UCSC, donde se da a conocer el arte de pesca y finalmente, la realización de un seminario sobre Desarrollo de Productos con Valor Agregado y el seminario final donde se mostraron los principales resultados del proyecto.

“Estamos realizando un proceso de transferencia a las instituciones y beneficiarios directos. En las dos últimas etapas, buscamos que se posibilite el acceso a los resultados del proyecto, a los actores principales ligados al rubro”, señaló Dagoberto Arcos, director del CREA.

Arcos precisó que los beneficiados con este proyecto son los principales actores ligados al rubro de pesca artesanal. “El proyecto ha sido un actor relevante en el desarrollo de las iniciativas que buscan ser un aporte para las organizaciones de los pescadores artesanales, para las agrupaciones de recolectores de orilla, para pequeñas plantas de procesos del mar y emprendedores del área gastronómica del Golfo de Arauco” explicó.

La Estrella de Concepción.