Cuatro comunas de Arauco tendrán planes de aguas lluvia

Este fin de semana cayeron más de 30 milímetros de agua en Curanilahue, que se suman a los 180 milímetros precipitados en el primer sistema frontal que, a mediados de mes, complicó a la Provincia de Arauco y que tuvo a esa comuna como epicentro de los daños.

Según consigna “El Sur”, en su edición del martes 27 de junio, los alcaldes de las comunas afectadas expusieron sus preocupaciones ante la situación que año a año ocurre, con desborde de ríos y anegamiento de viviendas, y esperan que el Ministerio de Obras Públicas tome cartas en el asunto.

Al respecto, el seremi de la cartera, René Carvajal, explicó que actualmente se encuentran en etapa de licitación los proyectos de ingeniería para construir colectores de aguas lluvia para cuatro comunas de la provincia: Arauco, Curanilahue, Lebu y Cañete.

La inclusión de estas comunas, aseguró, responde a la declaración de la provincia como zona de rezago, ya que según la normativa sólo las comunas con más de cincuenta mil habitantes pueden contar con planes maestro de aguas lluvias. Lebu, la capital provincial, no sobrepasa los 27 mil habitantes y Cañete, la más poblada, llega a los 35 mil vecinos.

TRABAJO A FUTURO

El seremi Carvajal detalló que actualmente se encuentran en etapa de licitación los proyectos de ingeniería de los planes maestros para las comunas señaladas.

“Anteriormente las localidades más pequeñas no necesariamente estaban consideradas, pero hoy podremos hacer inversión allí. Estamos licitando los proyectos de ingeniería por cerca de $450 millones para saber qué tenemos que hacer en cada una de las comunas y posteriormente ejecutar las obras necesarias”, detalló, en alusión a la asignación que el Consejo Regional del Biobío realizó a fines de abril, con recursos provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (Fndr).

“Ya hemos hecho inversiones en Lota, Chillán y Talcahuano, las cuales ya alcanzan los $20 mil millones y podrían extenderse hasta $60 mil millones, algo que ya se había dejado de lado”, añadió Carvajal respecto al trabajo que hoy en día lleva adelante la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH).

DEMANDA HISTÓRICA

Cristian Peña, alcalde de Lebu, recordó que desde 2013 han impulsado la iniciativa, en conjunto con la municipalidad de Los Álamos. Sin embargo, no se han visto mayores frutos.

“Pese a que la normativa no nos permitía contar con el plan, se ha vuelto fundamental contar con un diseño acorde para los cambios que ha sufrido la comuna, tras un importante movimiento de tierras y sobre todo después del terremoto, donde varias calles aledañas al río se ven inundadas”, planteó.

Además, dijo que “sabemos que las políticas públicas se demoran y en este caso, podría ser algo tarde que se esté considerando, pero es necesario que lo tengamos y se comience a trabajar”.

Jorge Radonich, alcalde de Cañete, planteó, en tanto, que “es muy importante la evacuación de aguas lluvias. Hay algunos temas que se resolverán pronto a raíz de la emergencia, pero hay otros que se demorarán más tiempo, ya que se tomaron medidas a muy corto plazo en algunas zonas de la comuna, como el río Tucapel”.

PROYECCIÓN

Los alcaldes de las comunas que podrán contar con estos planes afirmaron que la medida podrá contribuir a mejorar los problemas que año a año enfrentan por distintas situaciones vinculadas al clima.

“Es un tema muy complejo, ya que las ciudades se planificaron de una forma, pero hoy la cantidad de agua que recoge la ciudad es impresionante. Será interesante lo que se quiere hacer, pero también debemos pensar en medidas de corto plazo para resolver los problemas”, señaló Jorge Radonich, alcalde de Cañete.

Luis Gengnagel, alcalde de Curanilahue, en tanto explicó que se vuelve clave ver cuánto tiempo se demorará concretar estos planes. “Es importante que se hagan estos estudios, ver qué soluciones podemos aplicar y cuánto demorará, ya que hay que tener recursos para cada una de las etapas. Acá tenemos tres ríos que atraviesan la comuna y la mala mantención ha generado este tipo de situaciones, que nos complican de sobremanera”, señaló.

Cristian Peña, alcalde Lebu, estimó que la implementación de este plan podría demorar entre tres y cinco años: “Sabemos que esto podrá tardar un poco, pero será muy beneficioso para cada una de nuestras comunas”.

COMPLICACIONES

Curanilahue fue la comuna más complicada por el primer sistema frontal, de los tres que este mes ha habido en la zona. Su alcalde, Luis Gengnagel, explicó que aún se mantienen los trabajos de limpieza.

Con la mirada de las emergencias, enfatizó que la confección de un plan maestro podría traer nuevas complicaciones, pese a que es una necesidad de varios años.

“La gente llenó de poblaciones el río Curanilahue y no hay por dónde ingresar una maquinaria. Si el plan maestro dice que se deben eliminar poblaciones, nos producirá otro problema. Es importante que se estudien las cuencas y ver lo que tengamos que hacer”, planteó.