Familiares de Tirúa claman por justicia tras dos años de fatal accidente carretero

Una jornada cargada de emotividad y recuerdo fue la que se desarrolló este lunes en el Memorial ubicado en las cercanías del Puente Quino que conecta Victoria con Curacautín, y donde un grupo de 11 personas vinculadas al Equipo Intercultural del Centro de Salud Familiar de Tirúa (CESFAM),resultaron fallecidas, en un accidente carretero ocurrido el día 25 de noviembre del 2017.

Es así que portando, velas, coronas de flores y banderas mapuche, familiares, amigos/as y colegas de: Ana Colipi Pilquimán, Carmen Pilquimán Mariñán, Prosperino Huenupil Liguempi, Albertina Liguempi, Aylin Huilita (de 8 años), Esterlina Marihuén, Rosa Manquecura, Carlos Martínez, Amalia Carinao Lincopán, María Vergara y Luis Viluñir; se trasladaron a tempranas horas de ayer, hasta la región de la Araucanía, para rendir un homenaje, a quienes entregaron con su sabiduría y conocimiento un aporte sustancial a la comuna de Tirúa, en el ámbito de la salud intercultural.

JUSTICIA Y ESCLARECIMIENTO INVESTIGATIVO

Antes de dirigirse al Memorial situado a un costado de la curva donde se produjo el fatal suceso que enluta desde hace dos años a toda la comuna de Tirúa, los familiares se dirigieron hasta la Fiscalía de Victoria (que es donde se encuentra asentada la causa judicial), para interponer un reclamo, ante lo que catalogaron el “nulo avance y esclarecimiento” de la investigación.

Levantando lienzos y pancartas, la delegación tiruana, se apostó en las afueras del edificio judicial, donde un grupo dio a conocer su desazón ante una situación que –sumada al dolor ante la pérdida de sus familias y amigos- ha sido albergada en el archivo de los tribunales.

Posterior a ello, se dirigieron en una caravana vehicular hasta el Memorial, para rendir un homenaje a sus deudos, levantando una bandera mapuche, como muestra de que el aporte de quienes partieron, ha quedado como una marca imborrable en la proyección de la identidad intercultural de Tirúa.