Niños y jóvenes con discapacidad cierran proyecto de Paracanotaje: objetivo fortalecer la inclusión social

“Fue una experiencia muy buena que me ayudó como terapia, porque casi todos los días me quedaba acostado y eso me hacía mal y cuando empecé en el canotaje me levantaba todos los días temprano y quería puro llegar a hacer canotaje porque es muy entretenido”. Con estas palabras, Nicolás Condeza relató su experiencia en el proyecto “El Paracanotaje parte en el Leufu” impulsado por el Programa de Discapacidad Municipal en conjunto con la Casa de Botes, donde participaron 20 niños y jóvenes de Lebu y Los Álamos.

Tras siete meses de realización, el pasado viernes la iniciativa deportiva tuvo su ceremonia de cierre junto a una exposición fotográfica en el salón de la gobernación, donde Nicolás, al igual que sus compañeros compartió su alegría con los presentes. “Aprendí a andar en kayak y pude hacer amigos, todos los chiquillos son muy buena onda y me gustaría que este proyecto continuara porque significó mucho para mí”.

En este sentido, Valeria Rossel, encargada del Programa de Discapacidad del municipio, explicó que “los beneficios de la práctica de este deporte fueron múltiples. Sin embargo, lo más destacable fue el trabajo en equipo que se generó, veíamos como todos se apoyaban entre todos y se formó un grupo de amigos, eso es lo más rescatable porque al final se logró lo que el proyecto quiere, que es la inclusión social de las personas con discapacidad”.

La actividad única en la Provincia de Arauco, también tuvo por objetivo incentivar el deporte aprovechando las condiciones geográficas de la comuna y lograr, a través de esta práctica, la inclusión social de niños, niñas y jóvenes en situación de discapacidad, mejorando sus habilidades motoras, sociales y psicológicas.

“El trabajo fue bastante enriquecedor y motivante. A través de la Oficina de Discapacidad, se logró postular un proyecto que resultó muy interesante porque aparte del trabajo físico y recreativo que se planteaba, se realizó un trabajo de acompañamiento psicológico con los niños y jóvenes que estuvo a cargo de la psicóloga Rocío Aranda”, señaló Jorge Aranda, encargado de la Escuela de Canotaje y monitor del proyecto paracanotaje de Lebu.

De esta forma, con un balance positivo concluyó el proyecto de paracanotaje que posibilitó la inclusión social de niños y jóvenes con discapacidad, iniciativa que proyecta una nueva realización el próximo año y que llena de entusiasmo y alegría a niños y jóvenes que vivieron la experiencia de hacer deporte por el río Lebu.