Vecinos de Lebu se perfeccionan en el uso medicinal de las hierbas ancestrales

  • El taller, que dictó el Programa “Quiero Mi Barrio”, fue el primero de una serie de sesiones que buscan generar ideas de negocio con pertinencia local.

Aprender a reconocer las propiedades curativas, preparación y uso de plantas medicinales que desde tiempos ancestrales han estado presentes en las familias de Lebu, fue el objetivo del taller de capacitación que dictó el Programa “Quiero Mi Barrio” de Minvu a vecinos y vecinas de Cerro la Cruz, Agua las Niñas y Camarón Alto, sectores que desde sus orígenes han estado ligados a las tradiciones del campo.

“Me da alegría que el programa Quiero Mi Barrio tenga estas iniciativas porque permite que nos podamos desempeñar en algo muy interesante como el uso medicinal de las plantas y, en un futuro, aprender diferentes técnicas que den valor al uso cotidiano de las hierbas medicinales que tenemos en nuestras casas, dijo Magaly Cartes, vecina del barrio.

Si bien, esta práctica ancestral e intercultural se desmarca de la medicina convencional, su uso es reconocido como un importante componente patrimonial de este emblemático sector de Lebu. En ese sentido, el taller, que fue el primero de una serie de sesiones, busca que los vecinos puedan generar ideas de negocio a partir de la socialización de conceptos como valor agregado o marketing para, de esta forma, promover el emprendimiento con la identidad de los cerros de Lebu.

“El objetivo es que los vecinos reconozcan la importancia patrimonial que tiene su barrio y, a partir de eso, puedan articular diferentes emprendimientos que servirán para dar un impulso al desarrollo económico de este emblemático sector de Lebu”, señaló James Argo Chávez, Seremi de Vivienda y Urbanismo del Biobío.

Son muchos los vecinos que en la actualidad consumen plantas medicinales para el cuidado de la salud de su familia, como el poleo, menta, ruda y matico, entre muchas otras, motivo que impulsó al Programa de Recuperación de Barrios a generar esta iniciativa en el marco del Plan de Gestión Social que implementa el equipo del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, como una forma de contribuir a las capacidades productivas y desarrollo económico de los sectores en intervención.